lunes, 13 de julio de 2015

Budín de mandarinas

 
Hace varios años que planté en mi jardín esté pequeño mandarino. Yo pensé que era un frutal de tamaño normal pero parece que es una variedad enana. Pasó muchas temporadas escondido tras las hojas de una glicina y mucha atención nunca le presté. Pero este otoño podé las ramas que lo tapaban, y no sé si fue el sol que ahora le llega plenamente o los años de arraigo pero por primera vez se llenó de unos frutitos verdes que fueron creciendo y virando al naranja.

Es increíble la cantidad de mandarinas que dio con su metro sesenta de altura, ¡casi no puede sostenerlas!Así que acá estoy en plena cosecha pensando qué en alguna receta para que se luzcan. La primera que me viene a la mente es este budín increíblemente fácil. Se mete todo en la licuadora, incluidas las mandarina enteras. También estuve improvisando un jugo con menta y stevia con las que están más ácidas.

Preparación: Meter en la licuadora dos mandarinas enteras, con piel pero sin semillas, cortadas en cuartos. Agregar 3 huevos, 1 tazas de aceite de maíz, 2 tazas de azúcar y 2 tazas de harina leudante. Pulsar el botón, licuar todo y volcar dentro de 2 moldes de budín medianos (de 20 X 7, como el de la foto) o 1 grande, enmantecados. Hornear a fuego medio. Cuando este frio se le puede hacer un glaseado mezclando media taza de azúcar impalpable con una gotas de jugo de mandarina o de limón, hasta que quede una pasta consistente. Desparramar sobre del budín y terminar ralladura de mandarina. 

jueves, 18 de junio de 2015

Sopa de coliflor


Las sopas son mi comida preferida del invierno. Este año planté coliflor en la pequeña huerta de mi casa y que mejor forma de probar lo cosechada que dentro de una reconfortante sopa. Les paso la receta que también se puede hacer con brócoli. Si en la sopas van a utilizar caldo comprado, prepárenlo bien liviano, con el doble de agua de lo que indica el paquete, porque sino queda muy salado e invade todo el sabor de la sopa.

Ingredientes:
 2 cds. de aceite de oliva
1 cebolla
1 rama de apio
1 diente de ajo
2 papas
1 cabeza de coliflor
1 hoja de laurel
caldo, cantidad necesaria
sal y pimienta
1 puñado de perejil picado


Volcar el aceite dentro de una cacerola. Saltear la cebolla, el ajo, y el apio picados bien chiquitos. Salpimentar. Cuando la cebolla este transparente agregar el coliflor, bien limpio y picado groseramente; y las papas, peladas y cortadas en cubos. Cubrir con caldo (o agua), y sumar la hoja de laurel. Llevar a hervor, y luego bajar el fuego dejar cocinar hasta que las verduras estén tiernas. Retirar la hoja de laurel y procesar (con minipimer, o en la licuadora). Otra opción es aplastar con un pisa papas para que quede más rústico. Agregar más caldo si hace falta para lograr la consistencia de una sopa. Servir con un poco de perejil picado y unos hilos de aceite de oliva.

jueves, 28 de mayo de 2015

Crumble

 Si hay un postre fácil de preparar, que saca del apuro y que lleva ingrediente que siempre hay a mano, es el crumble. Abajo se le puede poner cualquier fruta de estación, y ni siquiera hay que cocinarla primero, así nomás, cortada, va en la base de la fuente, y arriba se le pone esta capa deliciosa de masa crocante, que se deshace en la boca. Fundamental comerlo tibio, o por lo menos, en el día.

Otro de los secretos para que salga bien es que todos los ingredientes estén bien fríos cuando se prepara la masa. La receta clásica indica mismo peso de harina, manteca y azúcar. Yo lo preparo con harina leudante y le agrego una mediada de avena.  También quedan muy bien unas almendras picadas.


150 gr. de manteca fría
150 gr. de harina leudante
150 gr. de azúcar
150 gr. de avena
4 peras (o cualquier fruta de estación)
1 cda. de maicena
1 cda. de azúcar (si la fruta no está muy dulce agregar un poco más)


Cortar las peras en  láminas. Colocar en un bowl y agregar la cucharada de maicena y la de azúcar mezclar bien y distribuir sobre una fuente de horno enmantecada (que sirva para llevar a la mesa), o en bowls individuales aptos para horno.
Por otra parte, integrar la manteca con el azúcar, la harina y la avena. Lo idea es hacerlo en la procesadora. Sino, lo pueden hacer con un cornet o con una cuchara (mejor no utilizar las manos en este caso para no transmitir calor). Queda una masa que no se termina de unir. Distribuir sobre la fruta y cocinar en horno precalentado a temperatura media (Cº170).

Comer tibio, acompañado por crema o por mascarpone con un poco de azúcar.

jueves, 9 de abril de 2015

Potes de chocolate y avellanas


Parece que el rediseño del blog está tardando más de lo previsto. Mientras tanto les dejo esta receta súper simple, fácil y vistosa. No los hagan en moldes muy grandes porque son bastante pesados y usen un buen chocolate. 

Potes tibios de chocolate y avellanas

Ingredientes (para 8):
170 g de chocolate semiamargo
110 g de manteca
130 de azúcar
3 huevos
1 pizca de sal
100 g de avellanas picadas gruesas y apenas tostadas
Opcional: ralladura de naranja, jengibre fresco rallado, ¼ taza de brandy o de café o Grand Marnier.

Derretir la manteca junto con el el chocolate a baño maría. Mezclar hasta integrar. Por otra parte, batir los huevos junto con el azúcar y la pizca de sal hasta que estén de un color pálido. Incorporar al chocolate con movimientos envolventes. Repartir en las tazas, bowls o remekins resistentes al calor, y terminar con las avellanas. Llevar a horno precalentado a 180 Cº por 7 minutos. Servir tibio con un poco de crema.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Tarteletas de limón

Soy una fanática de las tartas de limón y esta es una de mis favoritas. La crema se procesa una vez lista y esto le da una textura perfecta, untuosa y suave. La masa es muy fácil de trabajar, algo importante porque para mí es clave estirarla hasta que tenga dos milímetros de espesor. La base de las tarteletas tiene que ser finita.  
La receta es de uno libro de cocina que uso mucho, Tartine, que cuenta todos los secretos de las delicias que se venden en esta famosa pastelería/panadería ubicado en San Francisco.

Ingrediente
Masa:
125 g de manteca a temperatura ambiente
100 g de azúcar
1 pizca de sal
1 huevo a temperatura ambiente
250 g de harina 0000

Relleno:
150 ml de jugo de limón
3 huevos
1 yema
170g de azúcar
1 pizca de sal
225 g de manteca
crema chantilly para decorar y pétalos de flores comestibles

Batir la manteca junto con el azúcar a blanco. Agregar el huevo, seguir batiendo hasta que este se incorpore por completo. Finalmente agregar la harina junto con la sal. Integrar. Envolver en papel film y llevar a la heladera por lo menos 2 horas.
Acomodar 18 aros de 8 centímetros de diámetro sobre un silpat (o enmantecar 18 moldes de tarteletas).
estirar sobre la mesada enharinada hasta lograr un espesor de dos milímetros.
Cortar círculos de 10 cm de diámetro y acomodarlos sobre los aros. Pinchar la base y congelar en el freezer o enfriar bien en la heladera hasta que la masa este dura. Recién entonces hornear a fuego fuerte y cocinar por completo. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Preparar el relleno. Mezclar el azúcar, los huevos, la yema, el jugo de limón en un bowl de acero inoxidable. Cocinar a baño maría. Es decir, colocar el bowl sobre una cacerola con agua hirviendo, pero sin que el agua toque el bowl. Batir hasta que la mezcla se espese. Retirar del fuego. Dejar enfriar un poco. Cortar la manteca en pedazos del tamaño de una cucharada.
Colocar la crema de limón en la procesadora, o dejarla en el bowl en el caso de usar un mini pimer.  Agregar los trozos de manteca de a uno y procesar para integrar. Así hasta incorporar toda la manteca. Rellenar con esta crema las tarteletas. Decorar con un poco de crema chatilly.